miércoles, 18 de abril de 2018

La muerte de los sueños


A veces, al dormir, las pesadillas aparecen sin que podamos controlarlas. Nos asfixian y nos ahogan deseando robarnos el único momento en el que somos verdaderamente felices. Y eso es lo que son las pesadillas, la muerte de los sueños.


La muerte de los sueños, es horrible, en ella estamos a la merced de unos seres que nos controlan y nos manejan mientras nosotros desesperamos por despertar. Y cuando logramos hacerlo, el corazón nos va a mil y aún notamos una soga al cuello que nos obliga a volver a las entrañas del terror. Queremos dormir, pero tememos caer en la trampa que nuestra mente nos tiene preparada. Buscamos en la noche que ese mal no este en el mundo real y nos confundimos con las sombras. Guardamos el aliento, y nos preguntamos “¿Qué ha sucedido?” “¿Por qué he visto eso?” Algunos tratan de buscar un significado de algo que no entiende de razones. Y nos hundimos en la cama, tratando de recuperar una calma que no existe en nuestra cabeza cuando dormimos. Pues cuando nos disponemos a soñar, un mundo de sensaciones y muy vivo nos recibe como verdaderos reyes para contarnos otro cuento infinito. Y así, todas las noches.
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario