martes, 11 de septiembre de 2018

Fotos

Coge la cámara de fotos y apunta a cualquier lado, buscando una imagen cotidiana pero a la vez increible.

Ama captar la vida desde que tenía uso de razón y le gusta ir solo ella a perderse entre imágenes que ocupan mucho espacio en su ordenador. En uno de esos paseos, recuerda que debe comprar una tarjeta de memoria, pues no es capaz de eliminar cualquier instante, ya que todos le parecen importantes. Son milisegundos de vida, y la vida cambia y transcurre solo en esas ínfimas unidades de tiempo. 

Esta en un parque, escuchando a los pájaros y admirando las flores que en cualquier día de rutina no le parecen más que decorado que sirve para alegrar las almas marchitadas. El móvil lo lleva apagado, sabe que no recibirá ningún mensaje de nadie pidiéndole que queden para captar instantes, si no que por el contrario le dirán de hacer "fotos artísticas" que acabaran en cualquier red social con el hastag #fotochula #natural, y serán imágenes tipo; alguien mirando al horizonte haciendo como que no le están fotografiando. Ella pondría el hastag #artificial #mentira #pasiónpisoteada #egodesmedido #feo.
Le pedirán imágenes que a nuestra protagonista no le agradara plasmar en su tarjeta de memoria
minúscula, pero que deberá hacer si quiere seguir conservando la amistad de algún que otro ser humano. 


De repente, ve alguien a lo lejos que se esta secando las lágrimas con un pañuelo que ya esta completamente desfigurado por el dolor. Sin duda algo malo a debido de ocurrirle, pues su apariencia no deja lugar a dudas. Espalda corvada, dientes apretados, pelo enredado y ojos enrojecidos.
Por un momento se ve tentada a fotografiar a aquella persona que esta sumida en su desgracia como si llevara trás de si una guerra. 

Sí, posiblemente haya muchas imágenes dolorosas en el mundo, como cuando hay un funeral a gran escala o una catástrofe. Todos sabemos el porque de esas lagrimas y de ese dolor, pero... ¿Y en una foto de una persona que no supiéramos el motivo? ¿Qué sensación nos causaría? ¿Veríamos belleza en la imagen o sentiríamos tristeza? 

O si fuera la imagen de una discusión real entre dos personas desconocidas, o la cara de decepción de un ser humano que no encuentra consuelo en nada, o la fotografia de un grupo de amigos con rostros angustiados por algo que acaban de hacer... 
La ignorancia en este caso, puede ser algo interesante para el que lo ve desde fuera.

Nuestra fotografa echa mucho de menos esas capturas en las que una sonrisa sea verdadera y un rostro serio no se utilice para parecer alguien interesante. Solo encuentra esa verdad cuando sale a la calle y observa, o cuando ve los trabajos de otros colegas fotografos que exponen en alguna que otra sala dedicada a dicho arte. 


Vuelve a casa con el rostro desencajado, disgustada por esa persona que ha visto llorando, aunque no supiera el motivo de su llanto. Hoy no ha hecho ni una solo instantánea y se siente vacía y extraña.

Se mira frente a un espejo y sin cambiar su expresión, se hace una foto.

Titulo de la imagen: Un grito silencioso. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario